La evolución del chárter desde la última crisis

La actual crisis económica mundial tuvo un fuerte impacto en el mercado marítimo. Una disminución drástica de las tarifas de flete y las tarifas de fletamento temporal fue casi inmediatamente visible en el segmento de envíos. Independientemente del hecho de que la crisis mundial provocó que los precios del combustible cayeran también, muchas compañías navieras se encontraron en una posición muy poco envidiable, luchando por cubrir sus costos. 

Las empresas de barcos necesitan de determinada demanda

La demanda de transporte marítimo se deriva principalmente de las necesidades de procesos industriales, por lo tanto conjeturas y depresiones en el transporte marítimo. El sector suele estar motivado por los ciclos industriales y la economía mundial. Estos ciclos son poco predecibles, y muchas compañías navieras son obligadas a abandonar el negocio en tiempos de recesión.

El desarrollo económico se ha estancado en muchos países, y también lo ha hecho el comercio. Sabiendo que alrededor del 80% del comercio mundial se realiza por transporte marítimo en el tiempo, era de esperar que muchas compañías navieras experimentaran problemas en esta área.

Las tarifas de fletamento y flete durante la crisis se volvieron mucho más agresivas debido al comportamiento que tenía el mercado y al fuerte aumento en la gasolina. Esto hizo que los precios de los productos se incrementaran de manera considerable, haciendo que la demanda fuera inferior a lo que se esperaba.

Los últimos datos indicaron que el mercado no era para nada estable. Esta disonancia se dio debido a una disminución de la flota activa. En Mayo de 2009 había casi 4.5% de la flota a granel seca inactiva y el número de barcos que se envían a la demolición había aumentado aproximadamente 10 veces en comparación con el período anterior a la crisis.

El exceso de oferta hizo que el precio del acero cayera. Aunque, el acero es un importante constituyente de la construcción naval, los precios de los nuevos barcos estaban más orientados al mercado. Durante un buen mercado, los precios de un barco de 5 años o incluso de 10 años superaban los precios de nuevos edificios similares. En tiempos de crisis, los precios de los buques, generalmente cayeron.

Qué paso con la demanda y el mercado después de la crisis

Algo sorprendente dentro de este mercado, es que el mismo logró superar la crisis tan devastadora que se presentó en Estados Unidos para ese tiempo. Después de ello, la evolución que presentó el chárter fue vertiginosa. La demanda empezó a generarse y los chárter marítimos empezaron a tomar fuerza nuevamente posicionándose como una excelente manera de hacer envíos a todo el mundo.

Dentro de los primeros procesos evolutivos que presentó la industria fue la baja que le dieron a las tarifas de fletamento y flete en el tiempo, a fin de que la industria pudiera tomar nuevamente la confianza que ya venía adquiriendo y pudiera salir a flote de las pérdidas que venían adquiriendo por la falta de contrataciones.

Cabe destacar, que buscando una demanda mayor en el mercado, buscaron por todos los medios evitar el retraso de entregas de pedidos, lo que hizo que se optimizara el mercado y las empresas quedaran mucho más satisfechas. Además, se crearon nuevas alianzas con otras navieras y generaron nuevas estrategias comerciales. Esto hizo que la industria volviera a crecer, aunque no podemos ocultar que aún se siguen viviendo secuelas de la crisis que se presentó en Estados Unidos en el año 2007.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto:

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close