Algunos tips para hacer el mantenimiento de la jarcia firme

Una de las cosas más importantes en un velero es la jarcia. Se trata del sistema de cables de acero que sostienen el mástil. De su correcto mantenimiento depende el poder alargar su vida útil. En el contenido de hoy te explicaré el tratamiento que le hemos dado a la jarcia de OLIV, la cual llevaba tiempo sin ser cuidada antes de adquirir el barco.

Aunque en este artículo vamos a hablar principalmente de obenques, esto afecta también al stay de proa, al backstay, a los obenquillos y cualquier otro cable de acero que tengas sosteniendo el mástil. Podría valer también para otras zonas metálicas del barco sobre la cubierta, como los candeleros, el guardamancebos o incluso el bimini, entre otros, pero hoy solamente vamos a hablar de jarcias.

Convertidor de óxido

La jarcia de OLIV presenta algunas señales superficiales de óxido. No afectan a la estructura por ahora, pero hay que atajarlo cuanto antes. Para ello, el primero de los productos que hemos utilizado es un convertidor de óxido. Lo que hace este líquido es frenar la reacción química del óxido. Esto es importante, porque si no se seguiría «comiendo» el obenque debajo del producto que le echemos encima.

Para no ensuciar el barco, es conveniente que a la hora de aplicarlo se coloque un trapo debajo. De esta manera, el producto sobrante cae en el trapo y no en la cubierta. Es mejor ésto que tener que limpiar restos de óxido del gelcoat, lo cual puede ser algo complicado.

Lubricante

Lo siguiente que le colocamos es un lubricante tipo «3 en 1», que ayuda a remover el óxido existente y, sobre todo, crea una película protectora sobre las partes que se pueden estropear. El aceite repele el agua, por lo que ayuda a prevenir que el agua salada vuelva a corroer esa zona tan fácilmente en el futuro, desplazando la humedad.

Este segundo producto es importante, porque el transformador de óxido solamente actúa sobre el óxido que hay en ese momento. Dentro del mantenimiento de la jarcia nos interesa lo que va a ocurrir en el futuro. El agua salada facilita mucho la oxidación de todo tipo de metales, así que toda precaución es poca.

Vaselina

Por último, un truco que aprendí del tiempo que estuve navegando junto al patrón del Phoenix ¡Vaselina!. La vaselina es una pasta fácil de conseguir que se utiliza generalmente como lubricante. En nuestro caso, nos interesa su textura «pastosa» para proteger la zona del obenque que se une con el arraigo, que generalmente forma una hendidura por donde se rompe en la mayoría de ocasiones el cable de acero.

Nosotros usamos una en formato tipo «pasta de dientes» para una aplicación más fácil, pero en el mercado se consigue en otros formatos. En común comprarla también en botes redondos, y proceder a aplicarla con el dedo.

Conclusión

El correcto mantenimiento de la jarcia es extremadamente importante, ya que previene que ésta se rompa pudiendo ocasionar grandes daños y pérdidas en el barco. Por ello, en este artículo te hemos enseñado tres acciones que puedes realizar para cuidarla: aplicar un convertidor del óxido, aplicar lubricante 3 en 1, y cubrir las partes más sensibles con vaselina.

Si quieres seguir aprendiendo sobre jarcias, te recomendamos el libro «el aprendiz de maestro jarciero» de Brion Toss, que te permitirá dominar este tema a la perfección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

By continuing to use the site, you agree to the use of cookies. more information

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close